Hoy, desde la ventana de mis ojos abiertos
veo pasar ciudades tristes que nunca han sido…
Miradas que en la tarde buscan otras miradas
y voces que no entiendo van llamando otros nombres…

Parques de hojas doradas se pierden a lo lejos:
un anciano en un banco mira pasar la vida.
El crepúsculo llueve más allá de las casas
y una canción se aleja como un tren al olvido.

Veo pasar poblados con niños de ojos grandes
y otoños que levantan los árboles más tristes
mientras al horizonte le van naciendo llamas.

Pienso que las estrellas van huyendo a mis manos
y en uno de esos pueblos que nunca he conocido
de tu mirada vuelan mil pétalos azules…

(c) josé manuel solá – 1994 – en el libro “Poemas”.