poesia 7
Eres todo, eres siempre

cuasi diosa de la esfera

con tu ramo de prestancia

persiguiéndote las huellas.

Eres ansia de pintores

descifrando tu manera,

vuelta de la vuelta

de olas en la arena.

 

Amaneces en presencia

de la aurora, de la fronda,

de la quimera y de todos

los milagros cadenciosos,

uranios, salvíficos

asomados a la puerta.

Anocheces salmo de palabras

bien compuestas, serafines

revolotean en tus pupilas

de cielo interno prodigando

amartelada agua cóncava

derramada en tus convexos.

 

Eres más que tú misma

en la esencia de tu esencia,

sueño de vendimia

para antojos de poeta.

Mañana haré otro intento

por descifrarte,

hidromel en mis versos,

crucigrama ígnea

de horizontes inmersos

en pliegues de mi tiempo.

 

©Carlos Román Ramírez