Vivo una muerte eterna, de voces dormidas y sombras en espirales. Cargo la mudanza de los sentidos.  Lentamente arranco los pétalos de la soledad. Aun así me desangro frente al espejo. Estas al otro lado. Grito y no me escuchas. El silencio va succionando el arcoíris de mis manos.  Las palabras se duermen mientras me desangro. No puedes verme sino no te escucho.  Vuelvo a  morir y tu voz me despierta.

Anticipo de Carnaval de la Sangre

Carnaval de la sangre