El sistema financiero mundial nos ahoga,  pongamos el poema de vivir al servicio del cambio.

Roberto

Hoy no quiero

La ciudad amarillenta está en ruina.

Acaricia el suelo la mezcla endurecida

de un sueño edificado.

Solo los muertos repetidos

ungen con su sangre el suelo

Hoy no quiero protestar.

Los resplandores que regala el cielo

han calcinado mi esperanza

y quemado mi fe.

Hoy no quiero protestar.

Hoy quiero ser, ir más allá

Hasta derrumbar los muros

que nos esclavizan

srs