Ésta no fue una boda suntuosa, ni se pasearon los novios en carrozas lujosas y apenas la ceremonia fue captada por una cámara kodak instamatic.

Ésta sí era una boda real, de las que celebra la realeza popular, de las que se celebran al calor de los familiares y amigos bajo un árbol de flamboyán.

Pero en esta boda se hizo realidad el amor eterno.

Medio siglo de matrimonio es una hazaña que pocas parejas logran en el azaroso caminar por la vida.  Disfrutar de 50 años juntos supone un cariño que puede superar las mayores dificultades.  Medio siglo de amor supone una fortaleza espiritual capaz de vivir el paraíso en medio de los contrarios: la luz o la oscuridad.

Nora y Edelmiro se dieron el permiso de amarse desde su adolescencia.  Esa esplendorosa historia, que comenzó en la escuela secundaria, nos lleva hoy con alegría a celebrar el amor.  Ahora, aunque  la cabellera la adornan las canas, y el caminar es más lento, las sonrisas y las miradas delatan el mismo amor de siempre. Ahora, pasado medio siglo, toca renovar ante Dios, el amor, para que su fragancia bendiga a todos los novios del mundo.

Entrada por Lilia E. Méndez Vázquez y Sergio A. Rodríguez Sosa

La ceremonia de renovación de votos se realizará en la misa de 11:00 am en la Iglesia de La Monserrate.