Hoy es domingo, domingo segundo,
segundo del año dos mil once,
estatuas de hielo,
de hielo y de bronce
componen mi mundo.
Hoy es domingo, domingo en desvelo,
domingo segundo igual que el primero.
La misma quietud,
la misma tristeza,
día del nada hacer, doliente letargo,
horas de trecientos minutos
pausados, soñolientos, amargos……
¿Divago menos que en domingos pasados?
si nada cambió pobre de mi……
cómo resistir tantos nuevos domingos
de recuerdos incrustados,
domingos del año en que habito
y te extraño.
Si fuera de Dios borrar domingos
no importaría quitarme peldaños
acabaría mi vida temprano
antes que vivir otro domingo segundo
que duele como entierro
en el barro.

Carlos Román Ramírez