Marinin y nietaGabriela

Nos vestiremos de sol para mirar el mar,
con el cabello teñido de mil colores
bailaremos la danza de la brisa libre,
entre ramas jugaremos con las nubes
para convertirlas en algodón rosa y dulce.
Descalzas©©
saltaremos de una piedra a otra
por la quebrada
y la que caiga al agua
tendrá que subir al árbol más alto
para allí tallar las iniciales de ambas.
Iremos detrás de las ventanas
de las caras largas,
le inventaremos historias,
payasadas, grandes amores,
pero ante el injusto fuete
seremos intolerantes.
Recogeremos flores y caracoles,
para hacernos aretes y collares.
Tú querrás llevarme a tatuar,
yo te ayudaré a escribir versos y a declamar.
Entre el mar y la montaña,
en cualquiera que sea tu lugar,
sea frío o tropical,
te enseñare a teñir de llamas un atardecer.
A diseñar el silencio para anidar un pensamiento,
a hilvanar la risa entre sinsabores y sueños,
a escuchar el tintineo de las estrellas,
a saborear el queso de la luna,
a percibir los perfumes de un amanecer
y a las tres de la tarde saborear un buen café.
Así de cosas pequeñas, Gabriela, te harás una gran mujer.

©Marinín Torregrosa Sánchez, 27 de diciembre de 2015.