Esa hermosa mujer
Que estima mis rimas
Y mi vieja sonrisa

La que nunca eximió
Lágrimas en inútiles riñas
Por pasadas huidas

Fiel compañera
En los tiempos secos
De un nido frio

Aunque me quede feo
Este es tu poema
Sabes que eres mi nena
Y mereces un trofeo.

©Roberto López

Arte:  Manzana / Manasés Vega