Tu manera de amar…

A veces te contemplo y me pregunto…..

Pero, bueno, ¡qué importa!, sucede que tú no puedes ser

o no aprendiste a ser de otra manera;

si el día es gris o azul o un caligrama de aves migratorias

por tus ojos celestes,

si callas cuando deberías llorar sobre un poema,

si lloras cuando callas esas cosas, prendiendo un cigarrillo

para que no me entere…

A veces te contemplo y me pregunto

qué voy a hacer contigo, con esas actitudes,

con tu mano colgada indiferente en la ventana

o el rocío en la rosa o el río que se alarga en la corriente.

Pero no sé qué hacer… sólo besarte

y dejar que me beses con la forma tan tuya de besarme

sin importar la gente

que nos mira y que pasa y sube los andamios de la noche lluviosa.

A veces me pregunto quién eres tú,

cuál es tu historia

y qué geografías recorriste para llegar a mí, radiante, incandescente,

como llega la aurora liberada con bandera de lunas…

Pero es mejor callar, mejor no hacer preguntas pues… ¡qué importa!

Tan solo quiero amarte así, como tú eres…

 

(c) José Manuel Solá / 19 de marzo de 2017