Si me recuerdas……

domingo de tarde mientras llueve

sentirás la insondable tristeza de horas

umbrías de esos domingos

tan cansados, tan iguales

por meses, por años, invariables

como aguas por la calle en declive

mientras se horizontan los pájaros

hacia otra aurora y el corazón

se muere de lo que vive.

Yo, eterno transeúnte, no estaré

los domingos, ni lunes, ni martes,

diciembres o eneros, ni nunca……

Me habré ido a otras esferas de luces

y sombras donde algún domingo

volarán los pájaros que una vez

anidaron en nuestro balcón.

Tú, que siempre soñaste cosas posibles

irás envejeciendo en tu sillón

meciendo lejanías, cuajando tristeza

mientras tus ojos se nublan contemplando

desde tu ventana pájaros

rezagados volando al horizonte.

Tal vez me pienses como hoy te pienso,

pero, sabes……prefiero que no me recuerdes

domingos en tardes de lluvia.