Aquella costumbre de desplazarnos por la casa a hurtadillas, cuando la vieja trapeaba las losetas para oírla rabiar, se nos quitó el día que la sorprendimos desempolvando los dinteles montada en una escoba.

JSC