Quisiera ser rana cristalina
que muestre su limpio corazón
detrás de la traslúcida piel.
Y dejar, en cada palpitar,
rastros de mi inquebrantable amor.

Aníbal Colón de La Vega