Podría afectar proyecto de control de inundaciones propuesto para el pueblo costero

Salinas, Puerto Rico – La construcción probablemente ilegal de un puente en el Río Nigua de Salinas, podría afectar el proyecto de control de inundaciones propuesto por el Cuerpo de Ingeniero federal,  en opinión de Comité Diálogo Ambiental del cual soy portavoz.

Recientemente se descubrió que se colocaron de forma rústica siete tubos de hormigón, los que se conocen comúnmente como macarrones, para construir un puente en el Río Nigua de Salinas.

“En el lugar no hay un letrero, exigido por ley, donde se identifique el proyecto con el número de permiso.  Diálogo Ambiental realizó una investigación inicial en el portal de la Oficina de Gerencia y Permisos (OGPe), y no aparece ningún permiso otorgado para construir un puente en el Río Nigua. La forma irregular en que simplemente se colocaron estos tubos allí y se echó tierra encima para poder pasar, pone en peligro a los residentes cercanos al río y las personas que transitan por la carretera PR1”. Fotos presentadas muestran que a raíz de lluvias recientes, parte de la tierra sobre la irregular construcción fue arrastrada por el agua del río.

“Información que ofrecen vecinos de comunidades cercanas, es que esta construcción indebida la hizo una persona que lleva seis años tratando de desarrollar algún proyecto en la zona marítimo terrestre, en la desembocadura del Río Nigua. Parece que, al no tener una entrada a su proyecto, decidió apropiarse del río y construir su propio puente privado”. Una serie de permisos aprobados, archivados o borrados en OGPe, muestran que el proyecto ha sido modificado en varias ocasiones.

Según las gestiones de permisos en  OGPe “Inicialmente se propuso un hotel de 150 habitaciones, con una Marina, un área comercial de 10,000 pies cuadrados, 500 apartamentos tipo Walkups y más de 500 estacionamientos. Eso destruiría todo el litoral. Al no aprobarse, entonces se han propuesto desde charcas para el cultivo de camarones, área de pescadería, restaurantes, estructuras agrícolas y hasta un permiso para sacar arena del río. Este último fue archivado. No está claro que es lo que pretenden construir en la costa”.

Preocupa el impacto que pueda tener estas propuestas de construcciones  en el proyecto de control de inundaciones. “En dos ocasiones, el desarrollador mencionó en sus solicitudes que su terreno tenía acceso por la carretera Núm.1. Sin embargo, eso no era cierto, pues, no existía un acceso por el río. De igual forma, me parece que esta construcción, posiblemente ilegal, puede afectar el proyecto de control de inundaciones propuesto para esa área por el Cuerpo de Ingenieros federal y que tanto esperan los salinenses. Hago un llamado a la alcaldesa, Karilyn Bonilla Colón, para que intervenga inmediatamente en este asunto”.

###